Qué ver en Rumanía – Las 10 mejores cosas

Aquí os ofrecemos el TOP 10 cosas imprescindibles que ver en Rumanía y sus alrededores. Si ya tenéis comprados los vuelos y no sabéis bien qué ver, hacer o visitar en Rumanía en pocos días, habéis llegado al post adecuado. Hay muchos estereotipos sobre Rumanía que son totalmente erróneos.

Es un país con gente encantadora y parajes espectaculares que hay que visitar en profundidad al menos una vez en la vida. Disfrutar de sus paisajes, la comida típica rumana, su idioma, su clima, sus palacios y sus actividades más originales y extravagantes.

sitios-que-ver-en-rumania-imprescindibles-y-alrededores

Situar a Transilvania en el mapa, el turismo en Bucarest, qué ver en Brasov… Unas ideas generales sobre las mejores opciones para administrar vuestro tiempo y esfuerzo de turismo en Rumanía y descubrir este increíble país que no deja indiferente a nadie.

1. El Castillo de Bran, el misterio hecho realidad

El castillo de Drácula. No puede faltar en vuestro tour por las ciudades de Rumanía. De acuerdo a la historia, no fue el castillo de residencia de Vlad el Empalador (el personaje histórico en el que se basa el libro de Drácula). Sólo fue su castillo de verano. Y menudo castillo de verano, todo sea dicho.

Sin embargo, como Bran Stocker describió en su famosa novela Drácula un castillo que, por sus características, encaja con el de Bran, con los años ha cogido la fama merecida de ser el castillo del Conde Drácula.

castillo-bran-dracula-transilvania

Seguramente te dirán que el palacio de Pelés merece más la pena que el castillo de Bran porque es mucho más bonito, tanto a nivel arquitectónico como a nivel estético. Y sí, le da mil vueltas, no vamos a engañar a nadie, porque el palacio de Pelés es precioso. Pero es que este es el castillo del Conde Drácula. No puedes irte de Rumanía sin visitar dónde está Transilvania y el castillo de Bran. ¡No puedes!

Además, el castillo de Drácula está situado en un entorno montañoso y rodeado de bosques. Después de visitarlo, siempre puedes pasear por la zona, que es súper agradable y puro.

Para llegar al castillo del conde Drácula desde Bucarest hemos elaborado un post aparte que saldrá en las próximas semanas.

2. Palacio Pelés, lo mejor que ver en Rumanía

Este precioso edificio se construyó antes de que la Unión Soviética acabase con la monarquía en Rumanía y fue el primero en toda Europa con una instalación eléctrica tal y como las conocemos hoy en día. Situado en unos parajes espectaculares de campo y montaña, el palacio de Pelés merece la pena ser visitado tanto por fuera, como por dentro.

palacio-peles-rumania-visita-por-libre

Su arquitectura y su decoración interna son especialmente llamativas, pero las estatuas y fuentes del jardín son preciosas y muy representativas. Además, el entorno está rodeado de varios caminos muy agradables por los que pasear.

En conclusión, no te lo puedes perder! Aunque os advertimos que es uno de los puntos más turísticos de la gente que quiere viajar a Rumanía. Es mejor madrugar un poco y estar ahí a la hora de apertura para librarse de las colas más largas.

3. Sarmizegetusa Regia, visita obligada por sus vistas

Son unas ruinas romanas declaradas patrimonio de la humanidad por la UNESCO en 1999 y se encuentran en la región de Hunedoara.

Están muy bien conservadas y como Rumanía no es un país tan masificado o turístico como puede ser Francia o Inglaterra, este tipo de ruinas pueden ser visitadas desde muy cerca por la gente. Además no son especialmente caras (al cambio unos cinco euros más o menos).

Es una excursión a la que se “recomienda” ir en coche. Está en una zona un poco elevada y la gente prefiere subir en coche por la comodidad. Aunque es verdad que la ascensión puede hacerse un poco dura en algunos momentos, nosotros no estamos nada de acuerdo con que es mejor idea ir en coche.

Es una ascensión bonita y el camino está muy bien preparado, además de que subes rodeado de bosque y naturaleza. Además, si os cansáis mientras subís, siempre tenéis la opción de intentar parar a uno de los coches que están pasando para que os acerquen a la cima. Sobre todo si hace mal tiempo u os llueve, lo cual es bastante frecuente en Rumanía.

4. Parlamento de Bucarest, un monstruo en pleno centro

Es el edificio más grande del mundo y una de las visitas obligadas que hacer en Rumanía. Para los que no lo sepan, es tan pesado que se hunde seis milímetros cada año.

parlamento-bucarest-que-visitar-por-dentro

Es una construcción colosal que se tarda casi una hora y media en rodear (caminando por las vallas exteriores). No podéis ir a la capital de Rumanía e iros sin ver el Parlamento.

El estilo es sobrio y ni siquiera la gente local está muy contenta con un edificio tan grande cuya utilidad es muy cuestionable y en el que ni la mitad de las salas están ocupadas. En cualquier caso, el parlamento es una parada obligatoria si os estáis preguntando qué ver en Bucarest (Rumanía). Se puede visitar por dentro, pero sólo dejan acceder a unas zonas limitadas de la estructura.

5. Salina Turda, una mina de sal con spa

La salina de Turda está ubicada en la ciudad de nombre homónimo, en la zona de Transilvania. Como datos curiosos, esta mina de sal ha sido explotada desde la Edad Media y su temperatura siempre se mantiene entre 10 y 12 grados centígrados.

En lo que se refiere a cómo es y si merece la pena visitarla…definitivamente sí. Por muchas cosas y países que hayáis visitado a lo largo de vuestra vida, no creo que podáis decir que habéis estado en algo así nunca. La mina fue renovada hace relativamente poco y han creado en ella… un museo, un spa, un parque de atracciones (pequeñito). y hasta una piscina en la que poder pasear con botes.

Es una excursión original como pocas y por suerte no es un destino tan turistizado como puede ser el castillo de Bran, el palacio de Pelés o cualquier otro sitio que ver en Rumania, de modo que podréis disfrutar de esta curiosidad subterránea sin las clásicas masas agobiantes de los sitios populares. Un lugar sorprendente para pasar el día si no tenéis claro qué visitar  o qué ver en Rumania.

6. Brasov y su Iglesia Negra

Brasov es una de las ciudades más representativas de Rumanía y un destino muy visitado por su proximidad con el castillo de Bran y las facilidades que ofrece para acceder a dicho castillo. Sin embargo, Brasov es un pequeño tesoro para descubrir en sí mismo. Se supone que es una ciudad, pero con todos los respetos, no es más grande que un pueblo medio en España.

iglesia-negra-brasov

Aunque tiene un encanto muy particular. Está rodeado de unas montañas enormes que cubren todas las vistas panorámicas. Hay un teleférico que te lleva hasta la cima de la montaña más cercana, donde tienen su propio cartel de “Brasov” como el de Los Ángeles con “Hollywood”.

Y dentro de Brasov, está la joya de la corona. La iglesia negra. Es conocida por ese nombre porque cuando Austria invadió Rumanía, quemaron varias iglesias, entre ellas esta que logro aguantar de pie pero adquiriendo un color en sus ladrillos muy peculiar por el cual se ha ganado ese nombre.

De manera personal, la iglesia no es especialmente bonita. Es famosa por motivos históricos y por ser la iglesia de estilo gótico más grande de Rumanía, pero no tiene una estética especialmente llamativa. Cualquier catedral de España es mucho más bonita o incluso iglesias pequeñas en pueblos tienen más encanto que esta.

No obstante, como hay que ir a Brasov para poder acceder al famoso castillo, pues aprovechad y visitarla. Como mínimo es curiosa, y luego ya que te guste o no, depende de gustos, que no hay nada escrito. En cualquier caso, os dejamos un post que hemos elaborado para contaros los secretos de Brasov (lo publicaremos en unas semanas).

7. Casco Antiguo de Bucarest

Honestamente, la capital de Rumanía, Bucarest no nos pareció una ciudad especialmente bonita. Tiene muchos restos de la Unión Soviética en sus monumentos y arquitectura. Los bloques de viviendas típicamente soviéticos están por todos lados y la ciudad en sí está más pensada para los coches que para las personas.

casco-viejo-museo-nacional-de-historia-bucarest-turismo

Fachada del Museo de Historia Nacional de Rumanía (en pleno centro de Bucarest).

Sin embargo el casco antiguo… cambia. Los restos de diversas culturas chocan en todas sus calles adoquinadas, con zonas llenas de influencia ortodoxa, edificios imperiales, cúpulas y fachadas. También con los dichosos bloques soviéticos, qué remedio. Sin embargo en el casco viejo son un elemento más que mezcla las distintas concepciones del arte, la arquitectura, el espacio y la comida.

Todo junto da a la zona vieja un encanto difícil de describir. Hay que ir y disfrutar paseando y perdiéndose en sus calles llenas de historia.

8. Cementerio Alegre de Sapanta

También conocido como El Alegre Cementerio de Săpânțas. Está ubicado cerca de la frontera de Ucrania y es con diferencia el cementerio más colorido y simpático que vais a ver en vuestra vida.

Pintando las tumbas y con epitafios llenos de ironía, lograron cambiar el concepto dramático de la muerte por una idea mucho más natural y cómica. Algunos de los epitafios ponen cosas como:

“Tú que vienes de visita, a mi lugar de descanso, deja una botella de vino”

O eso es lo que nos dijeron, porque está todo escrito en rumano y nosotros no entendimos nada. Un lugar verdaderamente simpático y agradable. Y eso que no deja de ser en ningún momento un cementerio.

9. Monasterio Stavropoleos, la iglesia ortodoxa

La visita a este monasterio no lo vais a encontrar en muchos otros blogs, ni en muchas guías de viaje. La verdad es que esta visita es nuestra recomendación personal para ver en la capital de Rumanía.

Veréis, en Bucarest hay varios monasterios y muchas iglesias. Este en concreto pasa bastante desapercibido entre todos ellos. Los pilares de su exterior son muy bonitos sí, y se puede acceder a su jardín, que tiene mucho encanto. Sin embargo la iglesia es muy pequeña (sólo tiene dos bancos) y no llama especialmente la atención entre todas las calles del casco viejo.

monasterio-stavropoleos-1976-rumania-bucarest-mochilero

¿Por qué lo hemos puesto entonces en este top diez de visitas fundamentales de Rumanía?

Pues bien, nuestra guía del free tour en Bucarest que nos enseñó los mejores sitios de Rumanía que ver nos recomendó que pasáramos allí a las nueve de la mañana (es el mejor horario). Este es uno de los pocos monasterios que quedan en Bucarest donde viven monjes de clausura. Casi todas las mañanas, estos monjes entran en la iglesia para cantar todos juntos.

Está prohibido hacer fotos dentro, no hay carteles avisando de ello, lo advierten los trabajadores.

Nosotros no somos especialmente creyentes, pero no creemos que esta excursión debiera estar condicionada por si sois personas religiosas o no. Estuvimos casi solos y al ser la iglesia tan pequeña, se creaba un ambiente muy particular mientras los monjes cantaban en el silencio de la sala. Es una excursión distinta que no os arrepentiréis de hacer.

10. Cataratas de Turnu Severin

Si os gustan las visitas de carácter deportivo y naturaleza, no podéis dejar de visitar las cataratas de Turnu Severin. Están ubicadas en la zona de Valaquia, al sur de Rumanía.

Allí mismo podréis encontrar varias agencias de viaje que os podrán ayudar tanto con viajes organizados, como indicaciones si queréis ir más a la aventura por vuestra cuenta. También hay excursiones para recorrer el Danubio en piragua. Dicen que es una forma espectacular de ver el afluente del río y estar en contacto cercano con el río y la naturaleza. Sin embargo no podemos afirmarlo, porque a nosotros nos hizo muy mal tiempo y tuvimos que conformarnos con hacerlo a pie.

Personalmente, creemos que esta excursión puede ser muy bonita, pero nosotros tuvimos muy mala suerte. Decidimos ir a la aventura por nuestra cuenta y nos estuvo lloviendo todo el día. Nos perdimos y llegamos al hostal calados y cansados. Nuestra recomendación personal es que lo intentéis organizar con una agencia (allí hay varias, no hace falta reservar), o que como mínimo no os aventuréis a menos que haga buen tiempo.

10+1. Iasi y Constanza

Y de regalo…¡dos sitios más que visitar en Rumanía! ;-) Tanto Iasi como Constanza son dos ciudades que llaman la atención por su encanto y la sencillez de sus habitantes.

Si tenéis tiempo y os podéis permitir perder un par de días en visitar estas ciudades, no os arrepentiréis. Iasi es la capital de la zona moldava de Rumanía y se encuentra en la frontera con Moldavia. ¡No confundirse eh, que la zona moldava de Rumanía sigue siendo Rumanía, y Moldavia ya es otro país! En Iasi se puede visitar su Teatro Nacional, el jardín botánico, la biblioteca, la ópera, el palacio de Roznoveanu (que es donde se encuentra el ayuntamiento), el palacio de la cultura y recorrer sus calles durante todo el día disfrutando del encanto que se respira en esta pequeña ciudad.

En cuanto a Constanza, es la capital de la zona de Constanta y es una ciudad portuaria, cuyas orillas desembocan en el mar Negro. Ojo, que aquí el clima es un poco más drástico. En verano podéis morir de calor porque es clima semiárido y se nota. Desde nuestro punto de vista, es una ciudad multicultural a más no poder. Por lo visto, al haber sido punto de encuentro de comercio entre varias zonas, os podréis encontrar conviviendo en perfecta armonía gente turca, griega, armenia y alemana además de los propios rumanos. Una mezcla de lo más curiosa e interesante.


Clima, moneda, idioma y MAPA de interés

Para acabar con este post, os queríamos dar algunos consejos para asegurar que vuestro viaje sea lo más memorable posible. A pesar de que hoy en día todos tenemos teléfonos inteligentes y utilizamos apps de gps sin datos, haceros con un mapa de Rumanía o un mapa de Transilvania. A nosotros nos parecen muy prácticos y a la hora de preguntar indicaciones a la gente local sobre los sitios que visitar en Rumania es mucho más cómodo que el teléfono. En cualquier caso, un mapa nunca os va a venir mal. También os dejamos un mapa de Google Maps con todos los sitios más interesantes e importantes que ver en Rumanía.

También es buena idea que miréis el clima de Rumania. En verano hace bastante calor y en los meses más fríos llueve bastante, por lo que es buena idea llevar chubasquero en caso necesario. Mirad el cambio de divisa. La moneda de Rumanía es el LEU rumano, y visitando un país que «casi no sale en el mapa de Europa», es buena idea que tengáis una idea aproximada del nivel de vida que hay allí, y los precios aproximados de cada cosa.

Empaparos de su cultura. Estudiar la bandera de Rumanía, que explica mucho sobre su historia, disfrutar de la comida rumana que está buenísima y hablad con la gente local. Son amables y hospitalarios. Además, podrás hablar tranquilamente con la gente de Rumanía en inglés.  A nosotros nos sorprendió la cantidad de gente que entendía y hablaba este idioma en Rumanía con fluidez. No tendréis problema en haceros entender. En definitiva: disfrutad al máximo todo lo que ofrece un país tan increíble como Rumanía.

Os dejamos este timelapse en vídeo de los sitios que ver en Rumanía de mola un montón y como siempre… ¡Buen viaje!

COMENTAR